Los mejores monitores para tu pc relación calidad-precio

Cuando tu trabajo conlleva sentarte delante del ordenador y pasar varias horas mirando la pantalla te das cuenta de que contar con un monitor de buena calidad es fundamental si no quieres que tus ojos terminen fatigados al final de tu jornada.

No importa si tienes un equipo de sobremesa o un ordenador portátil. En el primer caso, el monitor es imprescindible y, en el segundo, salvo que no trabajes en un lugar fijo, también. Conectar la salida de vídeo de tu portátil a un buen monitor evitará que tu vista se canse en exceso, te permitirá mostrar más elementos en la pantalla y aumentará tu productividad.

Pero estarás de acuerdo conmigo en que decidir qué monitor es el más adecuado para ti no es una tarea fácil. Por eso, he querido simplificarte un poco la vida y he recopilado los que, en mi opinión, son los mejores monitores de pc para trabajar desde tu casa.

Qué deberías tener en cuenta al comprar una pantalla de ordenador

Si no estamos al día en el mundo de los monitores nos podemos ver abrumados por todas las características que hay que tener en cuenta cuando queremos adquirir una pantalla para nuestro ordenador. Aspectos como la resolución, el tipo de panel o la tasa de refresco pueden ser un auténtico dolor de cabeza a la hora de decantarnos por un modelo u otro.

Ahora bien, antes de hablar sobre características técnicas, debes considerar un aspecto fundamental: cuál es el uso mayoritario que vas a dar al monitor. No es lo mismo que lo utilices para jugar, que para realizar tareas de diseño gráfico o para trabajos de ofimática. En función de cuál sea la finalidad principal de la pantalla, deberás fijarte en unas peculiaridades u otras.

Dado que el propósito del blog es el teletrabajo, lo que implica en la mayoría de los casos pasar horas y horas delante de un ordenador, creo que un punto crítico a la hora de comprar un monitor debe ser el cuidado de la vista.

A nadie se le escapa que las pantallas no son especialmente buenas para los ojos. Por eso, deberemos procurar que nuestra elección cuente con unos niveles de brillo que no nos resulten cansados y que ofrezcan modos que cuiden de nuestra salud ocular. Tecnologías como la eliminación del parpadeo, el filtrado de la luz azul o el ajuste dinámico del brillo suponen una ayuda adicional para evitar el cansancio de nuestra vista.

Sin abandonar estos aspectos, al final del artículo he preparado una pequeña guía de compra donde te comento los principales elementos que deberías tener en cuenta a la hora de elegir un monitor.

Y si prefieres algo más concreto, a continuación he seleccionado los monitores que yo mismo consideraría en la actualidad si necesitase reemplazar mi actual pantalla.

Los 5 mejores monitores de ordenador calidad-precio para teletrabajar

5. HP 27fwa

Para quienes buscan un diseño elegante sin sacrificar la calidad de imagen

Empezamos nuestra selección con el HP 27fwa, un monitor de 27” que llama la atención por su atractivo diseño.

Su pantalla extraordinariamente fina, sus delgados bordes y el color aluminio mate de sus materiales hacen que este monitor sea ideal para quienes quieren dotar a su espacio de trabajo de un aspecto moderno y agradable.

Pero el HP 27fwa no sólo es bonito, sino que además ofrece una calidad de imagen realmente buena. Cuenta con un panel IPS que nos proporciona una resolución FullHD, unos colores realistas, un brillo y contraste muy buenos, así como un gran ángulo de visión, por lo que es una excelente opción para quienes pasan muchas horas trabajando frente a la pantalla. 

No obstante, conviene señalar que los niveles de negro quizá no sean suficientes para los más exigentes y que, como la mayoría de este tipo de paneles, presenta las típicas fugas de luz que, aunque sólo suelen apreciarse cuando hay poca luminosidad y con imágenes muy oscuras, es probable que resulten molestas a quienes suelan utilizar su monitor para ver películas o series.

El tiempo de respuesta es de 5 ms y su frecuencia de actualización de 60 Hz, aunque con tarjetas gráficas potentes se puede subir hasta los 75 Hz. Estas características son más que suficientes para las tareas más habituales. Incluso para jugar a videojuegos de manera ocasional. Pero si eres un jugón habitual, seguramente prefieras optar por otras opciones más específicas.

Tiene altavoces incorporados. Ahora bien, su sonido es bastante bajo, por lo que su utilidad es algo limitada y probablemente debas hacerte con unos altavoces externos si quieres realizar ciertas actividades como ver series o películas.

Cuenta con 2 puertos HDMI para que puedas conectar dos dispositivos a la vez y cambiar de uno a otro. También tiene un conector VGA para las tarjetas más antiguas. Sin embargo, no tiene Display Port, un aspecto que 

Como puntos negativos resaltaría su adaptabilidad, ya que no es posible regularlo en altura y que no tiene adaptador VESA para colgarlo en la pared.

4. LG 25UM58-P

Para quienes trabajan con muchas ventanas simultáneamente

El LG 25UM58-P es un monitor con una pantalla ultra alargada, pensada para aquellas personas que necesitan tener varias cosas abiertas y poder visualizarlas a la vez. Sería una alternativa más económica y compacta a tener dos monitores conectados al mismo ordenador.

Se trata de una opción muy cómoda, especialmente para trabajar, pero hay que acostumbrarse. No son para todo el mundo. Aunque dicen que quien lo prueba ya no vuelve a las pantallas “normales”.

Debes tener en cuenta que, aunque el tamaño del monitor es de 25”, esta medida corresponde a su diagonal. Por eso, al ser mucho más ancho que los monitores convencionales, su altura será inferior a la de un monitor de 24”. Más bien se acercará a la de un monitor de 19”. De ahí también que su resolución de 2560 x 1080 píxeles sea algo especial, conocida como Wide Full HD (WFHD).

La calidad de la pantalla es muy buena. Gracias a su panel IPS ofrece unos colores muy nítidos, con altos niveles de brillo y contraste. Además, cuenta con la tecnología Black Stabilizer, gracias a la que se consiguen unos colores oscuros más diferenciados.

Si el uso principal que vas a darle al monitor es para trabajar, se trata de una excelente opción. Sin embargo, si quieres utilizarlo mayoritariamente para ver películas o para jugar, puede que no sea lo más aconsejable.

En el caso de su uso para películas o series, debido a las proporciones de la pantalla, muchas veces se verán dos franjas negras a los lados, para adaptar el tamaño original del vídeo al del monitor. Sólo cuando las películas estén adaptadas a la resolución del monitor las podrás ver a pantalla completa, pero no suele ser lo habitual.

Para juegos, es cierto que la pantalla panorámica da una sensación más inmersiva. Sin embargo, el tiempo de respuesta de 5 ms y la tasa de refresco de 60 Hz (o 75 Hz, si la tarjeta gráfica permite el overclocking), no serán suficientes para los jugadores más experimentados.

Cuenta con 2 puertos HDMI, que te permiten conectar dos dispositivos simultáneamente, pero no tiene ninguna otra opción de conexión.

También es compatible con soporte VESA por si quieres colgarlo en la pared.

3. Samsung U28E590D

Para quienes buscan un monitor 4k económico

El Samsung U28E590D quizá tenga un precio algo más elevado que otras pantallas de esta comparativa, pero no resulta especialmente alto si lo que estás buscando es un monitor 4K.

Sus 28” y su resolución de 3840 x 2160 píxeles lo convierten en una opción asequible e idónea para trabajar con comodidad, tanto para ofimática como para diseño gráfico, así como para ver películas con un detalle espectacular.

Cuenta con un panel TN que ofrece una calidad de imagen, colores y brillo realmente buena. Es cierto que no llega al nivel de un panel IPS, por lo que los negros no son puros y pierde algo de nitidez cuando lo miras desde un lado, pero el resultado no defrauda en absoluto.

Es posible que el brillo resulte algo intenso para ciertas personas. Por suerte, cuenta con un modo de protección ocular que nos hará más cómodo el pasar largas horas frente al monitor.

Dispone de 2 puertos HDMI y conexión Display Port, que son más que suficientes para la mayoría de los ordenadores de hoy en día. Sin embargo, un problema que presenta es que el primero de los puertos HDMI sólo soporta tasas de refresco de 30 Hz para la resolución 4K. Es algo que no se comprende del todo, ya que el otro puerto HDMI y el Display Port sí que admiten 4K a 60 Hz.

Tiene unos acabados plateados que le dan elegancia y el soporte, a pesar de no poderse regular en altura, es ciertamente estable. Además, cuenta con un soporte VESA 75 x 75 por si quieres colgarlo en una pared.

2. AOC C24G1

Para quienes buscan un monitor gamer para jugar y trabajar

El AOC C24G1 es un monitor gamer de 24” que no sólo dejará satisfecho a quienes busquen una pantalla de gran calidad para sus partidas maratonianas, sino que además resulta ideal para trabajar durante bastantes horas frente al ordenador.

La pantalla es curva, un aspecto que produce una mayor inmersión cuando estamos jugando y que no molesta en absoluto cuando trabajamos.

Incorpora un panel VA, con el que tenemos unos colores vivos, unos negros y blancos casi puros, un excelente contraste y ángulos de visión perfectos. Todo ello sin sacrificar el tiempo de respuesta de 1 ms y la tasa de refresco de 144 Hz, que consiguen que los juegos se muevan con total fluidez.

Como pega al panel VA hay que señalar un defecto característico de esta tecnología como es el efecto ghosting que se aprecia especialmente en juegos de acción, donde los rápidos movimientos provocan una especie de estela difuminada que puede resultar algo molesto. No obstante, se puede solucionar en buena parte ajustando las opciones del monitor.

La experiencia de juego es por lo tanto muy satisfactoria.

Pero si lo usas para trabajar, comprobarás cómo este monitor cumple con creces tus expectativas, tanto por su extraordinaria nitidez, su excelente contraste y su tecnología Flicker-Free para reducir la fatiga visual.

En cuanto a la conectividad, cuenta con 2 puertos HDMI, Display Port y VGA, por lo que no tendrás problemas para conectar tu ordenador, aunque ya sea algo antiguo.

Los materiales del monitor son de gran calidad y la pantalla es muy regulable. Se puede ajustar su altura hasta 13 cm, girarla hacia los lados e inclinarla. Además, dispone de soporte VESA 100×100 para colgar el monitor a la pared.

1. BenQ BL2420PT

Para diseñadores que buscan la mayor nitidez

Llegamos a mi favorito de esta comparativa, el BenQ BL2420PT. Se trata de un monitor de 24” que, a pesar de no tener un tamaño especialmente grande, resulta ideal para aquellos profesionales que se dedican al diseño gráfico, modelado 3D, animación y edición de vídeo o fotografías. 

Pero  no sólo para ellos. Su extraordinaria calidad de imagen, unida a sus tecnologías Flicker-free y Low Blue Light, que reducen significativamente el parpadeo y la luz azul nociva para nuestros ojos, lo convierten en una solución ideal para todo aquél que pase muchas horas trabajando con el ordenador.

Los colores que se consiguen gracias a su panel IPS son espectaculares, de gran nitidez y realismo. Junto a su amplio ángulo de visualización y su resolución 2K, de 2560×1440 píxeles, nos permite disfrutar de imágenes muy claras y detalladas.

Además, la pantalla es mate, lo que evita reflejos indeseados y es más descansado para nuestra vista.

No obstante, la tasa de refresco de 60 Hz y el tiempo de respuesta de 5 ms son algo limitados. Aunque suficientes para trabajar, resultarán escasos para quienes juegan a videojuegos con frecuencia. No es un monitor pensado para el gaming.

Su conectividad es muy completa. Presenta puertos HDMI, Display Port, DVI, y VGA, así que no tendrás problemas para conectar tu equipo. Incluso tiene 2 entradas USB que puedes emplear para extender los puertos de tu ordenador.

Dispone de altavoces, lo que se agradece si no quieres tener más dispositivos encima de tu escritorio. En cualquier caso, no esperes una gran calidad de sonido. Suenan bastante bajos, por lo que el uso que les podrás dar será limitado.

Es cierto que su diseño no es el más elegante. Sin embargo, este punto lo suple con su excepcional ergonomía. Puedes ajustar el monitor en altura e inclinación. Además, el soporte te permite girar el monitor 90º para poder colocarlo verticalmente u horizontalmente. Por si fuera poco, viene también con adaptador VESA para que lo puedas colgar fácilmente en la pared.

Comparativa de las mejores pantallas para pc relación calidad-precio

En la siguiente tabla puedes ver resumidas las principales características de los monitores anteriores para que puedas contrastar rápidamente cuál se adapta mejor a tus necesidades.

HP 27fwa LG 25UM58-P Samsung U28E590D AOC C24G1 BenQ BL2420PT
HP 27fwa LG 25UM58-P Samsung U28E590D AOC C24G1 BenQ BL2420PT
Tamaño de la pantalla 27” 25” 28” 24” 24”
Resolución 1920 x 1080 píxeles (Full HD) 2560 x 1080 píxeles (WFHD) 3840 x 2160 píxeles (4K UHD) 1920 x 1080 píxeles (Full HD) 2560x1440 píxeles (2K QHD)
Panel IPS IPS TN VA IPS
Tiempo de respuesta 5 ms 5 ms 1 ms 1 ms 5 ms
Frecuencia de refresco 60 - 75 Hz 60 - 75 Hz 60 Hz 144 Hz 60 Hz
Ángulo de visión 178º 178º 170º 178º 178º
Conexiones HDMI 1.4 x 2, VGA x 1, salida audio HDMI 1.4 x 2, salida audio HDMI 1.4 x 2, Display Port 1.2 x 1, salida audio HDMI 1.4 x 2, DisplayPort 1.2 x 1, VGA, salida audio HDMI 1.4 x 1, DisplayPort 1.2 x1, VGA x1, DVI x1, USB 2.0, salida audio
Otros Altavoces UltraWide - Pantalla curva Ergonómico, Altavoces
Comprar en Amazon

3 monitores de pc baratos para trabajar desde casa

¿Buscan un monitor más económico? No te preocupes, si tu presupuesto es algo ajustado no tienes por qué renunciar a un buen monitor para trabajar cómodamente desde tu casa.

A continuación te presento 3 pantallas de ordenador baratas con una buena calidad, aptos para la mayoría de los bolsillos.

3. HP 24w

El HP 24w es una excelente opción para quienes buscan un monitor sencillo con buena calidad de imagen para trabajos de ofimática principalmente.

Su pantalla IPS de 24” y resolución FullHD ofrece un ángulo de visualización de 178º y unos colores más que correctos que, aunque no llegan a la calidad de los paneles IPS de modelos más caros, proporcionan una experiencia satisfactoria a la hora de estudiar o trabajar.

Para el gaming no es la mejor opción, debido a su tiempo de respuesta de 5 ms y a su frecuencia de refresco de 60 Hz. No obstante, si el uso que haces de los videojuegos es esporádico, seguramente sea suficiente.

Viene con conexión tanto HDMI como VGA, por lo que podrás conectar un pc viejo sin problemas. Además, en el paquete se incluye un cable HDMI, muy útil para no tener que adquirirlo de forma separada. Ahora bien, no tiene altavoces ni salida de sonido, por lo que si conectas el equipo por HDMI deberás utilizar la conexión de la tarjeta del ordenador.

Los bordes de la pantalla son muy reducidos, lo que le otorga un aspecto elegante. Sin embargo, la imagen no llega hasta el mismo borde, por lo que una vez encendido, parece que los bordes sean algo más gruesos.

Como aspecto más negativo, hay que decir que la estructura es de plástico, por lo que da la sensación de ser algo endeble y se tambalea con facilidad al tocarlo o con las vibraciones del escritorio. La base es fija, no se puede regular en altura. Sin embargo, sí que se puede inclinar un poco. Incluye también adaptador VESA para colgarlo en la pared.

2. Philips 243V7QDSB/00

El Philips 243V7QDSB/00 es un monitor realmente económico que no renuncia a unas buenas prestaciones para que puedas llevar a cabo tu trabajo diario de oficina.

El panel IPS de 24” ofrece una calidad Full HD con unos colores bastante naturales, que sin llegar al nivel de pantallas mucho más caras, son suficientes para quien utilice el ordenador para tareas habituales como leer el correo, navegar, redactar textos o completar hojas de cálculo.

La pantalla mate anti reflejos integra tecnologías como LowBlue o FlickerFree que están concebidas para que tu vista no se canse en exceso cuando pasas largas jornadas frente a la pantalla.

En cualquier caso, debes saber que el brillo de este monitor es muy alto, por lo que es posible que en ocasiones debas combinar las tecnologías anteriores con el modo noche de Windows 10, o algún producto similar, para que no tengas ninguna molestia al trabajar.

No es un monitor pensado para el gaming, ya que su tiempo de respuesta de 5 ms y su frecuencia de refresco de 60 Hz, quedarán cortos para quien juegue habitualmente.

La pantalla tiene un borde ultraestrecho, pero, tal y como ocurría con el modelo HP 24w, la imagen no llega hasta el mismo borde y la sensación final es de que sea más grueso.

En cuanto a su conectividad, dispone de 3 puertos: HDMI, VGA y DVI. Por lo tanto la compatibilidad con casi cualquier ordenador está garantizada.

La base es de plástico y no es excesivamente estable, lo que provoca que el monitor se mueva hacia los lados al tocarlo mínimamente. No se puede ajustar en altura, pero sí regular un poco su inclinación. También dispone de soporte VESA por si quieres colgarlo en la pared.

1. BenQ GL2480

El último de los monitores económicos que te recomiendo es el BenQ GL2480, un monitor gaming modesto que, si bien tiene un precio algo más elevado que los otros dos, ofrece unas prestaciones superiores por unos pocos euros más.

Presenta una pantalla FullHD de 24” que, sin embargo, monta un panel TN y no IPS. Por lo tanto, los negros no son del todo puros y el ángulo de visualización es algo más limitado.

En su lugar, cuenta con un  tiempo de respuesta de 1 ms y una frecuencia de refresco de 75 Hz (si lo conectas por HDMI) que lo convierten en una solución ideal para jugar.

Su uso como herramienta de trabajo es también excepcional, gracias a sus tecnología Eye-Care, que ajustan automáticamente el brillo de la pantalla, la emisión de luz azul y reducen el parpadeo para que tu vista no se canse cuando pases más de 8 horas al día trabajando con él.

Para conectarlo a tu pc tienes 3 puertos diferentes: HDMI, VGA y DVI. Dentro del paquete viene un cable VGA que, aunque es mejor que nada, hubiese sido preferible incluir un cable HDMI que sería mucho más útil para la mayoría de usuarios.

El diseño es elegante, con bordes finos y una textura rugosa en la parte posterior para evitar rayones. La peana es muy estable y cuenta con una carcasa para ocultar los cables. Sin embargo, no se puede regular en altura, pero tiene adaptador VESA para facilitar su colocación en una pared.

Guía de compra de una pantalla para tu pc

A continuación he considerado conveniente incluir una pequeña guía de compra para que tengas algo más claro qué significan los principales conceptos técnicos relacionados con los monitores y dispongas de una mayor información a la hora de decantarte por un modelo u otro.

Tamaño y resolución

Estos dos elementos hay que valorarlos de manera conjunta, ya que la calidad de la imagen depende de la combinación de ambos.

La resolución no es otra cosa que el número de píxeles o puntos que se van a representar sobre la pantalla. Por lo tanto, para una misma resolución, cuanto mayor sea el tamaño del monitor, mayor será también el tamaño de cada punto y, por lo tanto, la imagen tendrá menor nitidez.

Para trabajar en tareas de ofimática, te recomendaría un monitor de 24” a 27”. Para estos tamaños, una resolución Full HD (1920 x 1080 píxeles) o, como mucho, 2K (2560×1440 píxeles) es más que suficiente. Esta última la recomiendo especialmente si realizas tareas de diseño gráfico, animación o edición de fotografías.

En cualquier caso, si lo que buscas es una pantalla con resolución 4K (3840 x 2160 píxeles), porque ves muchas películas, juegas a menudo o te dedicas a una profesión donde necesitas una gran precisión en la imágenes, te recomiendo un tamaño superior a las 27”, ya que de lo contrario apenas notarás la diferencia.

Tiempo de respuesta y frecuencia de refresco

El tiempo de respuesta indica lo que le cuesta a un píxel del monitor cambiar de color. Por lo tanto, cuanto menor sea este valor, mejor será la nitidez de la imagen en movimiento. Se mide en milisegundos.

La frecuencia o tasa de refresco hace referencia al número de veces que el monitor es capaz de cambiar la imagen que muestra en un segundo. Se mide en hercios (Hz) y cuanto más alto sea este valor, mejor será la calidad de las animaciones.

Para trabajar lo recomendable son valores de, al menos, 5 ms para el tiempo de respuesta y de 60 Hz para la tasa de frecuencia.

Donde tienen un gran importancia estos parámetros es en el mundo del gaming, donde se suelen exigir rendimientos que rondan 1 ms y 144 Hz respectivamente.

Panel

Básicamente existen 3 tecnologías con las que puede estar construido el panel que compone pantalla, cada una con sus ventajas e inconvenientes.

  • TN (Twisted Nematic): suelen ser los paneles más baratos, ofrecen ángulos de visión limitados y su calidad del color es peor que en las otras tecnologías. Se nota especialmente en los tonos blancos y en los negros, donde se pierde naturalidad. Sin embargo, permiten llegar a tiempos de respuesta y tasas de refresco mucho mayores, por lo que resultan ideales para los gamers.
  • IPS (In Plane Switching): proporcionan unos colores mucho más naturales y ángulos de visión muy amplios. Por eso están recomendados para quien se dedica al diseño gráfico. Como inconvenientes tienen tiempos de respuesta superiores a los paneles TN y muchas veces presentan fugas de luz, es decir, pequeñas zonas iluminadas en los bordes de la pantalla que se ven especialmente en entornos oscuros.
  • VA (Vertical Alignment): ofrecen lo mejor de los dos paneles anteriores, aunque sin llegar al nivel de cada uno de ellos. De esta manera, los colores que muestran son realmente buenos, su ángulo de visión es muy amplio y permiten llegar a tasas de refresco de hasta 144 Hz. Son una opción excelente si buscamos un monitor equilibrado que podamos dedicar a varios usos diferentes.

Conectividad

A la hora de buscar un monitor para nuestro equipo, debemos fijarnos en las conexiones de la tarjeta gráfica.

Lo normal es que casi cualquier ordenador hoy en día viene con una conexión HDMI pero, si nuestro pc es bastante antiguo es posible que necesitemos un puerto VGA o DVI.

En el caso de los portátiles, los conectores suelen ser HDMI, mini HDMI o USB-C. Para estos dos últimos existen conversores a HDMI que puedes adquirir por poco dinero.

Finalmente, si tienes una tarjeta gráfica potente es posible que cuente con un puerto Display Port. Si éste es tu caso, quizá debas considerar adquirir un monitor con dicho puerto para sacarle el máximo partido.

Otros

Además de las característica básicas que hemos comentado, en el mercado puedes encontrar monitores con muchos otros añadidos que te pueden aportar importantes ventajas. Pantallas ultra anchas, paneles curvos, altavoces integrados, webcam, diseños extra finos, etc.

Es decisión tuya qué cosas considerar y cuáles no.

En cualquier caso no pierdas nunca de vista para qué vas a utilizar principalmente tu monitor y céntrate en los aspectos esenciales que garanticen la mejor experiencia en tus tareas cotidianas.

Puede que estos artículos también te interesen

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 5)